jueves, 15 de marzo de 2012

Solidaridad

Os quiero contar algo que vi hace unos días. Todos los días camino de mi trabajo me suele coger el mismo semáforo en rojo y siempre me encuentro a la misma persona vendiendo pañuelos. Es un chico super amable que siempre tiene una sonrisa en la boca. Cuando me vio embarazada empezó a preguntarme que de cuanto estaba, que si sabia lo que era (se alegró mucho cuando supo que era niño) y que hasta cuando iba a estar trabajando cuando ya veía avanzado el embarazo. Tuve un pequeño golpe con el coche allí cuando estaba de unos cinco meses y medio y fue el primero que vino a auxiliarme, a comprobar si estaba bien y a echarle la bronca al otro conductor porque yo estaba embarazada. Ahora me pregunta cada día como está mi hijo, si está en la guarde o en casa malito y si no me ve en unos días, si he estado enferma yo.
Como imaginareis, es una persona con pocos recursos, supongo que inmigrante,  que está allí cada día, llueva o haga sol, aunque él siempre va limpio y bien vestido. Vamos, que cada pequeña moneda que se le da, es un dinero bien aprovechado para él.
Bueno, pues después de todo este rollo, el otro día me paré en el semáforo como siempre y cuando ya me marchaba, vi como se acercaba a un mendigo, anciano, que pasaba por la otra acera. Se paró un momento con él y le dio parte del dinero que llevaba en la mano. Hay me hizo darme cuenta de lo que se dice siempre: que por muy mal que estés, siempre hay alguien que está peor que tú.
Os puedo asegurar que ese día me di cuenta de lo que significan realmente la palabras SOLIDARIDAD Y CARIDAD.
Besitos!

2 comentarios:

  1. Alba E,la super tita15 de marzo de 2012, 18:27

    me parece increible. Mña t doy una bolsa que tengo de camisetas de Luis que ya no se pone para que se las des. Las iba a depositar en un container de ropa pero que mejor q dárselas a él. Se lo merece.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias!! Seguro que lo agradece.este finde me la das ok?

    ResponderEliminar

Ya que estais por aqui... ¡a cotorrear!