domingo, 26 de mayo de 2013

Semana mundial de los partos respetados

Esta ha sido la semana mundial de los partos respetados y después de leer la entrada de Diario de una mama pediatra (aquí) tengo que decir que estoy totalmente de acuerdo con ella. Para mi un parto respetado no significa necesariamente que tenga que ser en tu casa, sin epidural o sin medicación.  Significa que te respeten a ti y a tu bebé en ese momento donde los dos sois lo más importante; que tu habitación no este llena de gente hablando, gritando o que te pongan vías y te exploren sin decirte nada y sin informarte. Que se respete tu plan de partos y que puedas elegir como quieres hacerlo dentro de un entorno hospitalario seguro, intimo y cómodo. Como bien dice Amalia, un parto respetado no es sinónimo de no intervenido.

Ya os conté que mi peque nació por cesárea de urgencia (podéis leerlo aquí) pero siempre he dicho que mi parto fue respetado y mi experiencia con el equipo médico y el hospital muy buena. 
En la sala de dilatación estaba sola con mi pareja y la habitación estaba preparada para parir allí mismo sin necesidad de traslado. 
Durante las horas que estuve allí me permitieron moverme por la habitación, me facilitaron una pelota de pilates y pedían permiso para acceder a la habitación. En todo momento me informaron de lo que iban a hacerme o ponerme y cuando llego la hora de la cesárea el anestesista estuvo a mi lado todo el tiempo contándome lo que iba pasando. 
A mi hijo no lo separaron de mi en ningún momento ni lo sacaron para que lo viera la familia sino que salió conmigo en la camilla y estuvo junto a mi en la sala de recuperación donde me animaron a ponerlo al pecho desde ese mismo momento y donde dejaron que mi chico estuviera con nosotros

Ya en la habitación también estuvo siempre conmigo. No vino nadie a decirme si se lo llevaba al nido y las veces que se lo llevaron para bañarlo o hacerle alguna prueba le decían a mi chico que fuera con ellos para verlo ya que yo no podía. Incluso las dos veces que vino el pediatra para verlo lo exploró e hizo las comprobaciones pertinentes en la misma habitación.

Se que hay muchos hospitales donde separan a la madre del bebé tras una cesárea y que no lo tienen con ellas en la sala de recuperación o en la habitación y donde hay que pedir o rogar que te traigan a tu hijo cuando no se debe separar a un bebé de su madre.
Afortunadamente cada vez hay más hospitales y centros como este defensores de los partos respetados y la lactancia materna.
Un beso!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Ya que estais por aqui... ¡a cotorrear!