lunes, 2 de septiembre de 2013

Gingivoestomatitis aftosa

Este fue el diagnostico que nos dieron hace una semana en urgencias cuando llevamos al peque con las encías inflamadas y llagas en la boca.
Todo empezó hace dos semanas, el martes por la tarde cuando empezó a darle fiebre y a quejarse de que le dolía la garganta, así que al día siguiente el pediatra me dijo que tenia una inflamación de garganta de origen vírico, que duraría de tres a cinco días y que le diéramos de comer lo que le apeteciera sobre todo cosas frías.
El fin de semana empeoró y le salieron llagas en la boca por dentro y por fuera y tenia las encías que daba miedo vérselas, así que lo llevamos a urgencias y nos dieron el diagnostico que os he puesto en el titulo. Además de seguir con paracetamol e ibuprofeno, nos mandaron un spray para las llagas que ha sido mano de santo y nos avisaron que así comería aun menos y que lo importante era que bebiera y no se deshidratara.

Hemos pasado una semana horrible. El peque no quería comer casi de nada, tenia la boca fatal y se despertaba muchisimo por la noche llorando y protestando. A los pocos días estaba que no podía con su cuerpo, se quedaba dormido por los rincones de lo débil que se estaba quedando y no tenia ganas de nada. A la semana ya se encontraba mejor, empezó a comer un poco más y desde hace unos días ya esta completamente recuperado ¡Ahora nos falta que recupere el peso que ha perdido! Pero de verdad no podéis imaginar lo que he podido llorar y gritar esta semana de verlo así.
Menos mal que hoy volvemos a nuestra rutina y la guarde, que estando allí, seguro que tita-seño le hace recuperar el peso en dos días!!

Besos!

EDITO: se me ha olvidado contaros que lo único bueno de esto es que como le dolía tanto la boca no quería ni el chupete y eso que estaba enganchado, así que aprovechando la circunstancia lo hemos guardado y de momento no ha vuelto a pedirlo ni a acordarse y se duerme bien sin el aunque le cuesta un poquito más. A ver si nos dura y no se acuerda más! 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Ya que estais por aqui... ¡a cotorrear!