miércoles, 26 de marzo de 2014

Buenas noticias ¡por fin!

Ayer fue uno de esos días que comienzan normales y acaban de maravilla! Para empezar, cuando me desperté le dije a mi chico que había soñado con la operación y que todo salía bien. Que había visto al bebé por primera vez en sueños y que tenia mucho pelo moreno. También es verdad que al Peque me lo imaginaba así antes de nacer y luego nació como una bombilla de calvo, con una mínima pelusilla casi transparente y tardó mucho en salirle el pelo...

Mi madre me recogió temprano porque tenia que ir a hacerme los análisis del ultimo trimestre y después decidimos irnos a desayunar y a un centro comercial porque quería comprarle al Peque ropa para su cumpleaños y así la escogía yo.
Justo al llegar a la tienda me llamó mi ginecóloga por teléfono para decirme si por la tarde me podía pasar por el hospital ya que el doctor que me había visto en la semana 26 y que había detectado la sospecha de acretismo placentario quería verme de nuevo para ver como estaba la cosa y tener una idea de las medidas a tomar para la operación.  Me advirtió que mi caso les preocupaba mucho y que iban a ponerse en lo peor para tener todas las posibles complicaciones cubiertas.

Cuando llegamos por la tarde al hospital, el medico nos dijo que había pedido verme de nuevo porque en estas semanas las cosas habían podido cambiar mucho y que así iban más seguros de lo que se podían encontrar. Llamó a dos ginecólogos más para que también estuvieran presentes y cuando empezó la ecografia se llevaron una gran sorpresa. La placenta está en la cara posterior y ya no tapa completamente el canal del parto y las sospechas de acretismo han casi desaparecido. Los tres decían que era un alivio verlo así (y sus caras así lo reflejaban) y que vaya susto les había dado la vez anterior.
La placenta sigue estando previa pero ahora se ha quedado en tipo marginal (esta muy cerca del canal parto pero no lo obstruye) y los vasos que se veían cerca de la vejiga siguen estando pero parece que son varices debido al embarazo y que cuando nazca el bebé se quitarán por si solas.

Respecto al bebé está perfecto y ya colocado cabeza abajo y lo más sorprendente es que nos dijo que parecía que tenia mucho pelito en la cabeza y además moreno porque si no, no se vería tan claramente en la ecografia. Mi chico y yo nos miramos alucinados y nos empezamos a reír ¡era justo lo que había soñado por la noche! jajaja

La semana que viene tengo cita con mi ginecóloga de nuevo y con esta nueva información a ver que me dice respecto al planteamiento de la operación.
De momento, ayer todos estábamos contentísimos con las buenas noticias ¡Al final voy a acabar animándome por el tercero! jajajajaj

Besos!

lunes, 24 de marzo de 2014

34 semanas y preparando la maleta!

Ya estoy de 34 semanas y media y esto empieza a pesar... De momento he puesto 9 kilos que no son muchos teniendo en cuenta el reposo relativo pero cada vez me encuentro más limitada para hacer ciertas cosas o con menos fuerzas.
Esta semana me he empezado a encontrar más cansada y sobre todo con más molestias. La semana que viene tengo cita con la ginecóloga y seguramente me programará la operación para mediados de abril, así que viendo como me encuentro y lo poco que queda he empezado ya a organizar las cosas que me tengo que llevar al hospital.

Cuando fue a nacer el peque terminé de hacer la bolsa la misma mañana que rompí aguas pero ahora quiero estar más preparada no sea que tengamos un susto en estas semanas que quedan y tenga que salir corriendo.
Aquella vez llevaba una maleta que parecía que me iba a quedar en el hospital a vivir. Para el peque llevaba pijamas y conjuntos para cada día y, lógicamente, la mitad de la ropa no se la puse porque, aparte de que era mucha, el niño estaba tan cómodo y calentito con sus pijamas que te daba pena cogerlo para cambiarlo, así que esta vez solo metido bodies y pijamas y un solo conjunto que usaré para el día que nos den el alta y si necesito más ropa ya se la pediré a mi madre o mi chico que estarán yendo y viniendo a casa.

Tampoco voy a meter las cámaras de foto, vídeo y sus cargadores respectivos. Primero porque se te olvidan que las tienes allí y te las traes de vuelta sin haberlas sacado siquiera de la funda y segundo porque teniendo el iPhone y el ipad a mano tengo más que suficiente para hacer fotos. Que lógicamente no salen igual, pero ya tendremos tiempo en casa de sacar la cámara buena y hartarnos de hacerle fotos a los dos peques.
Las cuarenta revistas que eche la otra vez para entretenerme durante la dilatación y la estancia en el hospital tampoco están. Esta vez no va a haber dilatación y en la habitación entre el bebé y las visitas no te da tiempo ni de pasar de las primeras paginas así que un cosa menos (y si me aburro ya le pediré a alguien que me suba una)
Así que ya veis que esta vez solo he metido lo imprescindible:  un par de camisones (aunque allí te dan pero para estar un poco más mona), bata, zapatillas, ropa interior y algunas cosas de aseo para mi y pijamas y bodies para el bebé, gorrito (que también se lo ponen allí pero para ir cambiándolo), manoplas y un arrullo.
El tema de pañales, gasas, compresas, cosas de baño etc lo dan en el hospital así que menos cosas que meter en la bolsa.
Ah! y por supuesto, la carpeta con toda la documentación y pruebas de estos meses.

Y vosotras ¿que os llevasteis u os vais a llevar al hospital? ¿Os paso como a mi que metí demasiadas cosas o creéis que esto es poco?

Besos!!

miércoles, 19 de marzo de 2014

#Papilovale

Siguiendo la idea de Luci de Mami también existe me uno a este #papilovale para hacerle un pequeño homenaje a ese hombre tan maravilloso que el peque y yo tenemos la suerte de tener a nuestro lado.
Hemos pasado por mucho y muchas cosas desde que nos conocimos hace ya la friolera de 15 años y siempre me ha demostrado que está al pie del cañón y que puedo contar con él para todo.

Antes de nacer el peque ya sabia que iba a ser un padre estupendo pero aun así ha superado con creces mis expectativas y más en estos meses donde al pobre le toca cargar con todo con más paciencia que un santo y sin quejarse para nada aunque a las once de la noche este ya durmiendo en el sofá de agotamiento.
Un padre que siempre está pendiente del peque, que se da patadas en el culo cuando sale de trabajar para llegar a casa a una hora decente y poder bañarlo y jugar con él, que se encarga de hacerle comidas y cenas y que siempre está dispuesto a jugar o leer un cuento.
Un padre que ha cambiado sus mañanas de fin de semana de tele y sofá por bajar al parque y jugar con el peque en la arena, que cuando vamos de viaje busca cosas interesantes que hacer con él como visitar el acuario de Lisboa o Legoland en Berlin.
Un padre al que se le cae la baba cuando su niño le dice eso de "¿me coges en bracitos, por favor?" y no le puede negar nada y que, aunque no lo escuche ni siquiera berrear por las noches, todo el tiempo que pasa con él le parece poco.

Un padre que ahora aguanta también mis neuras y mis ataques de agobio y que está tan asustado como yo (o más) sin saber que pasará el mes que viene pero no lo demuestra para que esté tranquila y además me calma cuando sabe que no puedo más.

Por todas estas cosas (y mil más que me reservo para nosotros) hoy nuestro día del padre va dedicado en exclusiva a él y ya estoy deseando ver su cara cuando vea el regalito que el peque le traerá de la guardería porque por supuesto #papilovale ¡y mucho!






lunes, 17 de marzo de 2014

La cama del Peque.

El peque lleva alrededor de una semana durmiendo en su "cama rande" como él la llama (cama grande para el resto de los mortales) y está encantado.

La verdad es que se ha acostumbrado muy rápido y muy bien. Fue con nosotros a elegirla y comprarla, ayudó a su padre a montarlo todo y estuvo unos días viéndola montada en su habitación pero sin poder acostarse en ella porque nos faltaba vestirla.

Cuando llego el día de acostarlo ya estaba más que concienciado y además le pasé de la cuna su gasita y su peluche de Mickey Mouse para dormir y que no extrañara demasiado.
Vio las sabanas de dinosaurios que habíamos comprado juntos y su edredón de Cars y le gusto mucho meterse en la cama.

Se durmió bien y esa noche se despertó para pedir agua y volvió a dormirse sin demasiado esfuerzo.
Ha estado un par de noches así, despertándose para pedir agua o que le diéramos la mano pero se volvía a dormir rápido hasta que se ha acostumbrado del todo y vuelve a pasar las noches durmiendo del tirón.

Sigue viendo la cuna a los pies de la cama pero ya sabe que la cunas son para los bebés y él es un niño mayor así que no ha pedido acostarse en ella aunque no descarto que lo haga cuando nazca su hermano.

Con la nueva distribución que hemos hecho parece que queda un poco más de espacio para que pueda jugar y también tiene todas su cosas más a mano.
Debajo de la cama tiene dos cajas que también compramos en Ikea donde hemos metido todos sus peluches y le encanta sacarlas, jugar con ellos o meterse él en las cajas. Además le resulta muy fácil recogerlos y guardarlos.
Aun no hemos terminado de decorar del todo la habitación ya que queremos ponerle algún vinilo simpático cerca de la cama y tenemos que recolocar dos cuadros que se han quedado un poco descolgados pero al menos he conseguido mi idea de diferenciar dos espacios dentro de la misma habitación, por un lado la cama con su mesilla y su mueble para juguetes y por otro el espacio del bebé con la cuna, el vinilo de El Principito que pusimos cuando nació el peque y la cómoda cambiador.


Reconozco que el nordico de Cars me parece horrible y que me gustaría algo más bonito como los que hay en Zara Home pero es lo que al peque le gusta y no hay más que hablar que ya tendré tiempo más adelante de hacer el cambio jajaja!

Besos!

miércoles, 12 de marzo de 2014

Mi cesarea respetada II. Mi experiencia

Cuando nació el peque ya os conté como fue su llegada al mundo aquí. Os conté como rompí aguas, como llegamos al hospital y como todo iba muy bien hasta que me tuvieron que hacer una cesárea de urgencia por un desprendimiento de placenta. Como os decía el lunes, nadie está libre de que surjan complicaciones durante el parto (aunque no es lo normal eh! que tampoco quiero asustar a nadie!!!)

Cuando las constantes del bebé se vinieron abajo y no remontaba, la ginecóloga lo tuvo claro: había que hacer una cesárea de urgencia inmediatamente pero tengo que reconocer que delante mía todos se comportaron de manera tranquila sin ponerme nerviosa en ningún momento.
El anestesista, que ya no se separó de mi lado hasta que acabó la operación, me iba dando ánimos y diciendome que no pasaba nada y la matrona me decía que era una pena que acabara así con lo bien que iba todo.

Entramos en quirófano, me pasaron a la mesa de operaciones, pusieron la tela verde para que no viera lo que pasaba, me pusieron los brazos en cruz y los ataron por si había que colocar más vías (esto realmente me agobio un poco) y el anestesista se situó a mi lado, junto a mi cabeza y me decía que cualquier dolor o molestia se lo dijera para aumentar la dosis.
Cinco minutos después, el peque estaba fuera y no se si fue la ginecóloga o alguna enfermera me lo enseñó por encima de la tela verde nada más sacarlo para que pudiera verlo por primera vez.
Lo escuché llorar, e inmediatamente lo limpiaron y comprobaron que estaba todo bien en una cunita situada cerca de mi para que pudiera verlo todo.
La ginecóloga comprobó que la placenta se había desprendido y aunque el test de Apgar había dado la máxima puntuación, mandó llamar a un pediatra de urgencia para que le echara un vistazo porque decía que estaba muy blanco (realmente es muy blanquito pero su padre y yo también). Cuando este vino le hizo las comprobaciones allí mismo mientras yo lo veía y dijo que estaba todo bien.

Mientras acababan de operarme y coserme, una enfermera cogió al peque en brazos y me lo acercó. Lo puso entre mi pecho y la cabeza para que pudiera hablarle y besarle y cuando todo acabó y me volvieron a pasar a la cama lo pusieron a mi lado para que saliéramos juntos.
Abrieron un momento la puerta que separa la sala de espera de la maternidad para que nuestra familia pudiera vernos y le dijeron a mi chico que podía acompañarnos a la sala de recuperación.
Os prometo que después de hablar con madres que también han pasado por una cesárea no es lo mismo estar acompañada de tu pareja y tu hijo que pasar esas horas sola.

Allí mismo una enfermera ya me animo para que me lo pusiera al pecho y ella misma me enseñó como hacerlo. Después se lo llevaron un momento para administrarle las vacunas pero le dijeron a mi chico que si quería podía ir con ellos y a la vuelta ya venia el peque en brazos de su padre.
Subimos juntos a la habitación y los tres días que pase allí en ningún momento se lo llevaron sin que su padre o algún familiar fuera con ellos aunque fuera solo para bañarlo.

Cuando se pasa el efecto de la anestesia la herida duele (para que vamos a mentir) y la primera noche se pasa mal pero cada 4 horas venia una enfermera a meterme medicación el el gotero.
Por la mañana vinieron a curarme la herida y a lavarme. Me quitaron el suero y la medicación y ya me lo daban en pastillas.
También me animaron a levantarme pero realmente no lo conseguí hasta la tarde. A partir de ahí me turnaba entre la cama y el sillón y así se hacia más llevadero.
Todas las curas de la herida, la visita de la ginecóloga o del pediatra para ver al peque se hacían siempre en la habitación y así no había que moverse.

Como os decía el lunes vais a necesitar ayuda, así que no dudéis en pedirla. Tenéis que tener cuidado con la herida y habrá cosas que no podréis hacer pero tranquilas que en unos días os empezareis a encontrar mejor aunque seguramente hasta pasadas tres o cuatro semanas no os encontrareis recuperadas del todo.
En mi caso, como también había perdido mucha sangre tenia anemia y me cansaba muy fácilmente así que solo tenia fuerzas para ocuparme del peque y poco más. No sabéis como agradecí (y agradezco) que tanto mi chico como mi madre, mi hermana y mi suegra siempre estaban turnandose para no dejarme sola y ocuparse ellos de todo para que yo solo tuviera que estar pendiente del niño.

Y para no hacerme eterna, aquí acaba mi experiencia. Si queréis preguntarme cualquier otra cosa estaré encantada de responderos y si a alguien le sirve para tener una visión más tranquila y positiva de la cesárea pues mucho mejor!

Besos!

lunes, 10 de marzo de 2014

Mi cesarea respetada I. Consejos

En estas semanas le he estado dando muchas vueltas al tema de la cesárea y la operación a la que me voy a enfrentar. No será la primera, ya que el peque nació también por cesárea, en este caso de urgencia y por ello he estado buscando y viendo opiniones de personas que se habían enfrentado a lo mismo que yo y no me ha gustado lo que me he encontrado ya que casi todas las opiniones o relatos eran de "partos robados", separaciones madre- bebé, cesáreas innecesarias y madres muy descontentas con la atención recibida o sus partos.
Por otra parte, revisando los papeles que nos dieron en las clases de preparación al parto te explican muy bien como identificar los síntomas, que hacer, como empujar y respirar o los cuidados postparto pero no hay ninguna referencia a la cesárea.

Como os digo, yo ya he pasado por una y se a lo que me enfrento. Además, el hospital donde voy ya me demostró que eran muy respetuosos acerca del vinculo madre-bebé y no te separan de tu hijo en ningún momento. Pero me puse a pensar en aquellas embarazadas que están pasando por lo mismo que yo o por situaciones parecidas, que saben que su parto será por cesárea y estoy segura de que si leen eso se les caerá el mundo encima.

No os voy a explicar en que consiste la operación porque lo podéis ver en cualquier libro o página de Internet pero después de leer esos relatos y de vivir las operaciones de mis amigas y la mía propia permitirme que os de unos consejos.

Informaos: Todas tenemos claro que el cuerpo de la mujer está diseñado para parir y que podemos hacerlo. Tenemos en nuestra cabeza como queremos que sea, elaboramos planes de parto y los hablamos y defendemos con nuestros médicos pero os garantizo que al final nadie esta libre de que algo pueda salir mal y tengan que realizar una cesárea. Y de esto, amigas, no preguntamos nunca nada (yo la primera que tampoco lo hice en mi primer embarazo).
De todas mis amigas que han pasado por esta operación yo fui la única a la que no la separaron de su bebé ni un momento y que estuvo acompañada por su pareja en la sala de recuperación. Fui a la única a la que le animaron empezar a dar el pecho en esa sala y la única que no estuvo completamente sola esas dos horas.
Por eso os digo que preguntéis cual es la política del hospital o clínica en estos casos. Si dejan que esté vuestra pareja presente (generalmente no, pero conozco casos en que sí lo permiten), si el bebé se quedará con vosotras, con el padre en la habitación o se lo llevaran al nido... y todas las dudas que tengáis en este aspecto.

- Estar tranquilas y decir lo que os pasa durante la operación: En este caso la mamá no es parte activa del parto sino pasiva. No vamos a empujar y seguramente no es el parto que teníais pensado pero hay que pensar en positivo y recordar que seguramente es lo mejor para vuestro  bebé y para vosotras. 
Aun así, podéis pedir que os expliquen que está pasando, que os enseñen a vuestro hijo/a cuando lo saquen y que después de haber comprobado que está bien, os lo acerquen para que os veáis por primera vez o que os lo pongan sobre el pecho.
Quejaos si algo os duele u os molesta que para eso está allí el anestesista.

- Tienes a tu bebé, sí, pero estas de post operatorio: La realidad es que acabas de pasar por una cirugía mayor y desde que llegas a la habitación y después a tu casa, la mayoría de las personas estarán pendientes del bebé y a lo mejor te dejan un poco de lado. No te sientas culpable por pedir ayuda porque seguramente la vas a necesitar y por supuesto no eres peor madre por eso.
En el hospital te darán analgésicos para el dolor y luego los tendrás que seguir tomando unos días más. Pídele a las enfermeras o matronas que te enseñen a ponerte a tu bebé al pecho de tal manera que no te moleste la herida y repito ¡Pide ayuda para cualquier cosa que necesites!
Ah! Y si no estas bien y las visitas tienen que esperar para conocer al bebé no dudes en decirlo. En estos días lo más importante sois vosotros.

- No te desanimes: Como os he dicho, acabas de pasar por una operación por lo que vas a necesitar más tiempo para recuperarte. Aparte estas también de postparto y eres madre reciente con todo lo que ello conlleva: hormonas revolucionadas, pasar de la risa al llanto, no verte bien físicamente, agotamiento, dormir poco... Verás a otras madres que han tenido a sus hijos y están estupendas en cuatro días mientras tu aun necesitas ayuda y te molesta hasta el roce de la ropa. ES NORMAL y aunque a veces maldigas al mundo entero porque no sabes ni que ponerte o como hacer las cosas recuerda que lo tuyo ha sido una operación y que para estar bien del todo necesitaras unas cuatro semanas (a veces incluso más).

No penséis que estos consejos médicos ni nada de eso. Ya os digo que tan solo os hablo desde mi experiencia y la de mujeres cercanas a mi que han pasado por lo mismo y para no hacerme muy pesada, el miércoles os contaré como fue mi cesárea respetada.

Besos.








viernes, 7 de marzo de 2014

¿Estas embarazada? ¡Hazte fotos!

Cuando estaba embarazada del peque no le di mucha importancia al tema de las fotos. Me hice algunas en casa, cuando me arreglaba o me veía bien y otras un poco más personales que me hizo mi chico al final del embarazo pero poco más.
Después, navegando por internet fui descubriendo fotos y sesiones de embarazo maravillosas y me dio mucha pena el no habermelas hecho yo pero la verdad es que tampoco me sentía cómoda ni segura para ponerme en manos de ningún fotógrafo, así que esta vez y además estando segura de que va a ser el ultimo y teniendo más tiempo libre, me he ido haciendo fotos cada poco tiempo y he estado buscando inspiración en internet para sacar ideas tan chulas como estas y tener un bonito recuerdo de mi embarazo el día de mañana.






La de los zapatos me encanta y ya lo he hecho y con la de la barriga vista desde arriba estoy en ello! La foto de los imperdibles me parece genial para anunciarlo.
También hace tiempo que descubrí esta pagina y la guardé para cuando llegara el momento. Algunas técnicas y composiciones de escapan de mis conocimientos pero sus fotos son súper divertidas por lo que os recomiendo que le echéis un vistazo: http://rebevacapturandomomentos.blogspot.com.es/2011/11/momentos-embarazo.html

Y por supuesto en este embarazo, que ya está entrando en su recta final, pienso hacerme una sesión de fotos bien chula con una fotógrafa muy especial ¡ya os contaré más adelante!

Besos!


miércoles, 5 de marzo de 2014

Otro niño ¡y encantada por ello!

Mi barriga de casi 32 semanas ya no se puede ocultar debajo de nada y es inevitable que la gente te mire, te desee que todo salga bien, te diga que qué poquito te queda y la pregunta más escuchada: ¿NIÑO O NIÑA?.
Y entonces se produce un hecho muy curioso... Si voy sola y digo que es niño la respuesta de la gente, sobre todo de las mujeres más mayores, suele ser que qué alegría, que bien y que lo críe con salud (que es una frase muy escuchada en Andalucía). Pero si voy acompañada del peque la cosa cambia... En este caso las respuestas son más del tipo "bueno, pues lo importante es que venga bien..." o "bueno, pues así te animas luego a por la niña". Y yo me quedo con una cara de tonta.... Y os prometo que cuando digo que viene otro niño lo digo contenta y sonriente, que no estoy llorando ni nada de eso pero parece ser que hay que tener la parejita por narices.

Pues si, voy a tener otro niño y estoy encantada con ello. Mi peque va a tener un hermano con el que compartir juguetes, peleas, pelotas, carreras... y que espero sea su mejor amigo toda la vida.
No niego que me hubiera encantado tener una niña, de hecho cuando estaba embarazada del peque quería una niña, pero en este embarazo en cambio prefería niño. Siempre me ha gustado más la idea de tener dos iguales, tal vez porque solo tengo una hermana y siempre nos hemos llevado genial y la experiencia de mi chico con su único hermano es igual.

Solo me queda una duda ¿y si hubiera sido al revés? ¿Y si en vez de dos niños fueran dos niñas? Creo que en ese caso no lo dirían tanto porque parece, que a la larga, dos niñas te hacen más compañía según los cánones de las señoras mayores.

¿Os ha pasado esto a vosotros? ¿Alguna madre de dos niñas que responda a esta cuestión? jajajaj.

Besos!







lunes, 3 de marzo de 2014

Sindrome del nido y preparamos la habitación

Esta semana, después de la visita a la ginecóloga he empezado a ser consciente de lo poco que queda para que mi bebé venga al mundo. Y me ha entrado un agobio tremendo....

Con el peque no me entró el llamado síndrome del nido y fuimos haciendo las cosas muy poco a poco. Tanto, que la misma noche que rompí aguas terminé de organizar la bolsa del hospital.
También es verdad que lo hacia todo poco a poco y sin prisas, las cosas llegaban a casa de forma escalonada y solo había que ubicarlas. Pero esta vez había que hacer más cambios como volver a organizar la habitación para que pase a ser de dos, sacar, lavar y organizar toda la ropa en los armarios, ver lo que vale y lo que no, y aun queda por sacar el moisés y el carrito pero eso ya sin tanta prisa.

Pues con todo este agobio le fui a mi chico el otro día medio llorando que parecía que el niño iba a nacer mañana y yo no tenia nada preparado. Estaba tan saturada que si por mi hubiera sido esa misma noche hubiera empezado a organizarlo todo y a preparar la bolsa del hospital.
El pobre me tranquilizó y me dijo que no me preocupara que este fin de semana compraríamos lo que hacía falta y lo montábamos todo, así que el sábado por la mañana nos fuimos de visita a Ikea con la lista de deberes hecha para que no se nos olvidara nada y entre el sábado por la tarde y el día de hoy hemos montado la cama nueva del peque (con la que está encantado), su mesilla, desmontado una cómoda que se va a llevar mi hermana y reorganizar la ropa de los tres para dejarlo todo en condiciones. Bueno, para ser sinceros, mi chico se ha dado un lote tremendo de bricolaje y la reorganización de la ropa corre de mi cuenta.

Aunque ya tiene su cama montada, aun no puede dormir allí porque nos falta vestirla, pero en estos días ya lo tendrá todo listo y os contaré que tal la experiencia. Hemos querido pasarlo ahora antes de que llegue el bebé para que se vaya acostumbrando y no se sienta desplazado aunque cuando nazca pasará unos meses en el moisés antes de pasarlo a la cuna (al peque lo pasamos con 6 meses).

Cuando este todo terminado y la cama vestida con su nórdico de Cars, os pondré una foto para que veáis que tal ha quedado todo.

¿Y a vosotros, os entró el síndrome del nido? ¡Al menos no me ha dado por ponerme a limpiar toda la  casa o descolgar cortinas!

Besos!