viernes, 28 de noviembre de 2014

Nuestra elección. Mochila Boba Air

Antes de nacer el gordito tenía claro que quería hacerme con una mochila portabebés que fuera ergonómica ya que con el peque tenía una que no lo era y le di poco uso porque me parecía que allí mi hijo no iba cómodo.

Miré marcas, opciones, comentarios... pero no conocía a nadie cercano a mi que tuviera una mochila así y me pudiera aconsejar y tampoco quería comprar nada antes de que naciera el gordito porque no sabía como iba a salir.
En las ultimas semanas de embarazo y comentando esto con Luci de Mami Existe me enseñó la que ella usaba con su hijo, que era la Boba Air, y me comentó que estaba encantada con ella, que era ligera, plegable y siempre la llevaba a mano.
Cuando llegué a casa busque información acerca de esta mochila y lo que leí sobre ella me convenció bastante pero aun así quería esperar al nacimiento del gordi.

Desde el primer día, el gordi decidió que aunque estaba bien en el carro, había ciertos momentos del día que se estaba mejor en brazos y en el transcurso del día a día y nuestras rutinas ya tenía claro para que quería la mochila y el uso que le iba a dar aunque hasta que el gordi  no tuvo unos tres meses (y yo pude hacer vida totalmente normal) no me decidí a comprarla, pero llegado ese momento fui a por ella y no puedo estar más contenta con el resultado.
He sacado unas imágenes de Internet para enseñárosla. Para mi es muy fácil de poner y quitar, el gordi va muy cómodo y se puede usar desde los tres kilos más o menos hasta los 20 kilos. Se puede colocar de frente y a la espalda cuando el niño sea un poco más mayor y como veis no ocupa absolutamente nada plegada.































La misma bolsita donde viene forma parte de la mochila y actuar de bolsillo cuando esta abierta y sirve para meter la capucha o algo pequeño como el móvil ya que va pegado a la espalda del bebé y tampoco se puede meter nada que pueda hacerle daño.
Es de nylon 100% por lo que no es transpirable y al no tener acolchado ni en los tirantes ni en el asiento no se recomienda para trayectos largos o porteos diarios (para eso hay otras mucho mejores).

De precio esta genial, unos 50€ y, como os digo, es para porteos ocasionales que es para lo que yo la uso. Así, por ejemplo, la uso los días de lluvia para llevar y recoger al peque del cole que vamos andando o para ir a hacer la compra y por supuesto la llevo en el carro o el bolso cuando salimos a pasar el día fuera y el gordi se cansa del carro si lleva todo el día en el.

Para mi ha sido una compra estupenda (bueno, mejor dicho un regalo, ya que me la compraron mis padres) y espero seguir dándole mucho más uso. De hecho no descarto hacerme con otra más completa para porteos más largos o frecuentes.

Y vosotros ¿porteais habitualmente, en ocasiones como yo o nunca? ¿que experiencia tenéis con las mochilas ergonómicas?

Besos!

viernes, 21 de noviembre de 2014

No soy mamá de parque

Ahora que tengo más "vida social" con el peque, que salimos por las tardes al parque casi todos los días y que ya juega con sus amigos y compañeros del colegio, me ha tocado a mi también alternar con las vecinas y las madres de los niños y me he dado cuenta que no soy una mamá de parque. Y aquí están mis razones:
- La mayoría de las madres que coinciden allí conmigo son mayores que yo. Sus hijos, los que tienen la edad del peque ya son los segundos o terceros así que sus temas de conversación del cole no tienen nada que ver conmigo (generalmente son de sus hijos mayores)
- O mi hijo es muy bueno, o los suyos unos demonios porque nunca pueden salir con ellos a casi ningún sitio y cuando eran bebés era un infierno porque no podían hacer nada. Antes, decía que el mío no era así y que no había tenido ningún problema para salir cuando era más pequeño porque se entretenía en su carro pero después de que me hayan dicho varias veces que es que mi hijo era un santo y que eso no es lo normal, ya no digo nada. Y que conste que no creo que mi hijo sea mejor que nadie y por supuesto tampoco un santo pero cuando salimos a comer con él se porta bien, no sale corriendo ni molesta a nadie y si se aburre y me pide el móvil mientras terminamos de comer se lo doy y tan tranquilos.
Si salimos con amigos y está con más niños, procuramos ir a un sitio donde puedan jugar, correr y comportarse como los niños que son sin molestar a nadie.
- Dentro de las madre de parque que frecuento están las que pasan totalmente de los niños aunque estén pegando a los demás y las que están todo el rato encima de los niños (los suyos y los de las demás). No se cual de los dos tipos me molesta más porque ni soy capaz de decirle a una madre que su hijo le ha pegado o empujado al mío ni me gustan que este dirigiendo o mandando a mi hijo a jugar a algo cuando él no quiere y encima te miran como si fueras una mala madre.
Por mi parte, estoy pendiente de lo que hace mi hijo, pero lo dejo que se relacione a su aire. Intervengo si veo que se está peleando con otro niño o si le escucho decir algo que no me gusta como decirle a otro niño que no puede jugar con ellos. No voy al parque a estar de charla con nadie pasando de mis hijos ni tampoco a tenerlo a mi lado sin poder hacer nada. Si quiero irme de charla tranquila y café ya llamo a una de mis amigas...
- Sus temas de conversación, gustos o intereses no suelen coincidir con los míos y eso hace que a veces me quede callada con lo que seguramente pensaran que soy algo rarita...

De todas las madres/padres que se juntan en el parque, que conste que son simpáticas, amables y siempre hablamos todos, hay dos con las que me llevo mejor o conecto más. Ambas son de mi misma urbanización, tienen a sus hijos en la misma clase del peque y nuestros hijos son amigos. Son también  más cercanas a mi edad y por eso tenemos más temas de conversación en común pero no bajan al parque todos los días.

Siento si el tono de esta entrada es un poco más negativo que de costumbre pero hoy necesitaba desahogarme un poco.
¿Y vosotros, sois madres de parque u os sentís #malasmadres como yo?

Besos!