lunes, 2 de febrero de 2015

Los celos han hecho su aparición

Era algo casi inevitable y después de nueve meses, el peque ha empezado a tener celos de su hermano.
Cuando nació y los primeros meses, casi no le echaba cuenta ya que no hacia nada que a él le pareciera interesante. Es cierto que le quitaba tiempo de estar conmigo pero cuando estaba su padre como nos turnábamos o directamente cada uno se ocupaba de uno, pues no notaba casi la diferencia. Pero ahora, el gordi ya gatea, pasa mucho más tiempo despierto, se ríe, balbucea, hace monerías y capta más también nuestra atención. Además hay que tener mil ojos con él porque es un niño que no para y que en cuanto te descuidas se sirve de cualquier cosa para ponerse de pie con el riesgo de pegarse un buen golpe.

El peque también se da cuenta de esto y ha empezado a hacer ciertas cosas para llamar nuestra atención como querer que lo vistamos siempre cuando ya había empezado a hacerlo solo, no querer estar solo o jugar en su habitación y jugar conmigo a ser un bebé. O lo que es lo mismo, hace todo lo que hace su hermano pequeño: gatea, coge cosas que no debe para que se las quite, se sube encima mía, balbucea...
Siempre que me pide jugar a los bebés lo hace cuando está el gordi y la verdad es que los dos se ríen muchisimo pero a mi me resulta agotador...

De momento, hacia su hermano no muestra rechazo alguno. Juega con el y a veces cuando esta dormido me dice que cuando se va a despertar porque quiere jugar con su hermano. Le presta sus cosas y cuando le molesta o coge algo que él no quiere rápidamente me lo dice para que sea yo quien se lo quite y no él

Por mi parte, procuro estar con él aunque esté el gordi, decirle que es un niño mayor y que estoy muy contenta, lo lleno de besos y cuando el bebé coge alguna juguete que él no quiere, se lo devuelvo y le digo al gordi que eso es del hermano y que él es un bebé y que todavía no puede jugar con eso.

También me he dado cuanta de que ha cambiado su comportamiento cuando viene alguien a casa, aunque sean los abuelos a los que ve a menudo. Se muestra un poco más revoltoso o más "contestón" que cuando estoy sola con ellos.

En fin, son etapas normales por las que tiene que ir pasando y seguro que dentro de poco vendrán los llantos y peleas por los juguetes cuando el gordi no quiera soltar los juguetes de su hermano así que ya os iré contando!!

Besos!