lunes, 21 de septiembre de 2015

La adaptación del gordi a la guarde

Desde el pasado día 8 el gordi esta yendo a la guardería y os voy a contar que tal ha sido su adaptación.
Con él es diferente que con su hermano. Primero porque no entra con 5 meses sino con casi año y medio y segundo porque tampoco lo hace en la guardería donde estaba el peque con mi hermana sino en otra muy cercana a casa y al colegio del peque.

Contamos con la ventaja de que a él le gusta mucho estar con otros niños y le llaman mucho la atención los niños de sus edad o más pequeños. Este verano, en la piscina ha jugado mucho con otros niños y se ha acostumbrado también a estar con otros adultos (en este caso nuestros vecinos) pero me preocupaba que lo pasara mal o no se adaptara, ya que lleva desde que nació en casa conmigo.

El día 8 fue solo media hora. Entró muy bien porque vio niños jugando y allá que se fue, pero cuando se dio cuenta de que yo no estaba empezó a llorar y cuando salió y me vio, lloraba de nuevo.
Al día siguiente fue una hora y de nuevo entró muy bien pero salió con cara de haber llorado, y a partir de aquí, hemos tenido nuestros días.
Como os digo, ha ido entrando poco a poco, el tercer día estuvo dos horas y ya el cuarto se quedó a comer y justo después ya lo recojo.
Hay días que lloriquea un poco cuando entra y otros, como hoy, que le echa los brazos directamente a la seño y me dice adiós con la mano. Sé que en cuanto entra está contento porque su seño nos manda fotos y mensajes contándonos lo que hacen y como se lo pasan pero eso no quita que los días que protesta un poco al entrar me cueste más trabajo dejarlo, aunque estoy segura de que dentro de nada me estará él pidiendo que lo lleve jajaja.

Respecto al peque, ha empezado su segundo año de infantil y para él todo ha sido muy fácil: misma profesora, mismos compañeros y misma clases, así que ha entrado contento y con su rutina ya hecha.

Y vosotros, ¿qué tal han llevado vuestros hijos la vuelta o entrada al cole?.

Besos!

viernes, 11 de septiembre de 2015

Cuentos para la "operación pañal"

En el post anterior os decía que habíamos comprado un par de libros para la operación pañal y hoy os los muestro por si os pueden servir de ayuda:


- "¿Puedo mirar tu pañal?"


vía yademasmama.com

Este fue el primero que compramos y al peque le gustaba mucho poder levantar las solapas de los pañales para ver las cacas de los animales y se reía un montón con eso. 
Con este le fuimos enseñando que todos los animales (y las personas) hacen caca y que el ratón tenia su pañal limpio porque ya usaba el orinal.

- "Adiós pañal"



Este es para niños un poco más mayorcitos. Es de la colección de buenos hábitos de Coco y Tula y antes de comprarlo en casa ya habían estado trabajando con el en la guardería. 
Trae un póster para pegarlo en la puerta del baño y pegatinas de estrellitas para cuando el niño lo vaya consiguiendo y finalmente tiene su medalla de campeón. Al peque esto de poder pegar estrellas cuando lo conseguía le encantaba y le animaba mucho.

Hay otro libro que ha tenido mucho éxito en casa, aunque cuando el peque lo trajo de la biblioteca del cole ya la operación pañal estaba más que conseguida,  y mi hermana me comentó que también lo veían en la guarde que es "el topo que quería saber quien se había hecho aquello en su cabeza
Es un cuento muy gracioso y también, como el primero, un poco escatológico ya que el topo esta enfadado porque alguien se ha hecho "aquello" sobre él y va preguntando a todos los animales. Mi hijo se partia de risa viendo al topo así y con las cacas de los demás animales.

Aparte de estos hay muchisimos más libros y cuentos enfocados a quitar el pañal a los niños, pero estos son los que os puedo contar de primera mano que han funcionado en casa.

Y vosotros, ¿usais libros o cuentos para preparar a vuestros hijos?

Besos!!





viernes, 4 de septiembre de 2015

La operación pañal del peque

Otra de las cosas que no os conté en su momento fue la operación pañal del peque. Coincidió con que el gordi tenia un par de meses y ya sabéis lo abandonado que tenia el blog por esas fechas.
Debo reconocer que fue muy fácil, en parte, porque el peque ya estaba más que preparado a sus tres años recién cumplidos, pero decidimos esperar por varias razones:

- Una es que queríamos esperar al verano para que todo fuera más fácil y el verano anterior, con casi dos años y medio, mi hijo no estaba para nada preparado. Mi madre y mi suegra, sobre todo, insistían en que había que quitarle el pañal pero yo sabia que iba a ser un fracaso y además aun nos quedaba un año más de guardería para intentarlo.
- Otra es el peque empezó a dar muestras de controlar esfínteres a principios de otoño e intentamos que se fuera sentando en el orinal o en wc con el reductor pero estaba completamente negado así que no lo forzamos porque si no la cosa iba a ser peor.
- Y por ultimo, hicimos un pequeño intento de quitárselo en febrero y fue un completo fracaso. Solo fue un día pero aunque entendía perfectamente que lo tenia que hacer en el orinal, se lo hacia encima queriendo y ni siquiera tenia gestos de que se encontrara molesto, así que le volvimos a poner el pañal y se acabó.

Durante los meses que fueron del otoño a principios de verano trabajamos con el peque el hecho de que nos fuera diciendo que quería hacer pipí o caca. Nos hicimos con un par de cuentos para que se fuera haciendo a la idea y lo fuimos familiarizando con el orinal.
En abril, cumplió los tres años pero coincidió con el nacimiento del gordi y así lo pospusimos un par de meses para que en su rutina no cambiara todo de golpe y a principios de junio y de acuerdo también con la guardería, le quitamos el pañal.
La tarde anterior ya había conseguido que se sentara en el orinal y como ya sabéis a mi hijo no le gustan nada las novedades así que estar allí sin pañal era un drama para él y eso que ya estaba más que concienciado, pero después de muuuucho esperar y tener que sentarme con él en el suelo y cogerle las manitas incluso, salió el pipí, él vio que no pasaba nada y se acabó el drama.

Por la mañana le quitamos el pañal, le pusimos unos calzoncillos que él había elegido previamente y le preguntábamos de vez en cuando si quería hacer pipí.
Ya sabéis que los primeros días solo lo piden cuando ya no aguantan más y aun así, al peque solo se le escapó dos veces ese día y una fue ya en el cuarto de baño. Ya os digo que él estaba más que preparado pero es que no le daba la gana.
Los demás días tampoco tuvo muchos escapes, solo alguno de vez en cuando y casi siempre porque aguantaba demasiado así que no tuvimos más problemas.

Respecto a la caca tuvimos que esperar más porque él la hacia de pie en el pañal, así que después de un mes poniéndole el pañal solo para eso, llego el día de quitárselo y por supuesto, aquello fue otro drama. De nuevo me tocó esperar con él en el baño, cogerle las manitas para que no tuviera miedo y cuando por fin lo hizo y le conté que ahora venían los peces y las ballenas a comérsela le encantó aquello y drama superado. A partir de entonces, nunca se lo ha hecho encima y al poco tiempo ya iba al baño solo.

Y a vosotros, ¿Cómo os resultó la operación pañal?
Besos!