viernes, 23 de septiembre de 2016

Viernes de lectura V: El pollo Pepe va al colegio



Justo antes de volver al cole, le leíamos al peque (y al mayor) este libro para que se fueran haciendo a la idea. Ya os conté aquí que el Rubio es todo un entusiasta del Pollo Pepe y el Pelirrojo se parte de risa contándoselo a su hermano o escuchándonos a nosotros hacer voces porque el Pollo Pepe parece que va a llegar tarde a su primer día de escuela.
Al igual que el primero es un libro pop up lo que hace que a los más pequeños les encante y seguro que lo podes encontrar en cualquier librería o grandes almacenes.
Tanto nos gusta que dentro de poco compraremos el tercero que es el Pollo Pepe aprende a volar.

Besos!

sábado, 17 de septiembre de 2016

Nuestro carro: Bugaboo Cameleon #BugabooElMito

La semana pasada guardamos el carrito que nos ha acompañado durante más de cinco años y que para mi ha sido un imprescindible en la crianza de mis hijos: el Bugaboo camaleón.

Mi chico montando el carro por primera vez/ Primera vez con silla/ Capazo listo para el Rubio con dinosaurio de su hermano
Reconozco que la primera vez que lo vi, cuando lo compró una de mis mejores amigas para su hija en el año 2008 no me gustó demasiado y me pareció demasiado caro. Pensaba que había carros muchos más baratos que al fin y al cabo iban a valer para lo mismo pero desde el momento en que empecé a manejarlo me di cuenta de lo equivocada que estaba. De todos los carritos de primos o vecinos que había manejado ninguno tenia la ligereza y la maniobrabilidad que tenia ese. Así que cuando me quedé embarazada del Pelirrojo tenia claro cual iba a ser nuestro carrito y además ya tenia más que comprobado que entraba a la perfección por la puertas de casa, el ascensor o el coche (os lo conté aquí en su momento). Mi chico se dio el capricho de elegir la edición limitada de 2010 off white y tengo que decir que me gusta tanto que nunca le puse otras fundas. O iba todo blanco o todo negro.

Con los troopers/primera vez del Rubio en el carro/El Pelirrojo cumple dos/ siestas sin fin 

Pronto nos quedó claro que había sido una muy buena inversión porque tanto al Pelirrojo como luego al Rubio les encanta su carro. Desde que nacieron han pasado mucho tiempo en el, de hecho, creo que en todas las fotos que les hacía de bebé con sus modelos nuevos era en el capazo del bugaboo en el que estaban tan cómodos que aguantaron perfectamente hasta los seis meses.
Todas sus siestas han sido en el carro y nos ha salvado más de una comida en algún restaurante donde no había trona o si había que darle de comer en la calle y por supuesto nos ha acompañado a todas nuestras salidas y viajes. 
Plaza mayor de Madrid/ Museo del Prado/ Oviedo/ Portugal/ Gijon/ Lastres

Cinco años intensivos, ya que pasó casi directamente del Pelirrojo al Rubio, y la verdad es que sigue en perfecto estado esperando que haya un próximo bebé en la familia para sacarlo de nuevo! Aunque para nosotros siempre será nuestro carro #BugabooElMito

Besos!

viernes, 2 de septiembre de 2016

Mis semanas de "Rodriguez" II

La segunda quincena de agosto he estado sola en casa porque me he quedado trabajando mientras el resto de la familia estaba en la playa así que he vuelto a aprovechar (al igual que el año pasado) para hacer cosas que llevaban mucho tiempo pendiente:
- Lo primero ha sido aprovechar para pintar la casa y hacer limpieza general a fondo. Tengo la gran suerte de tener una persona de confianza que viene a limpiar y entre ella y su marido se han encargado de todo mientras yo trabajaba.
La casa ha estado patas arriba como podéis imaginar y he aprovechado para cambiar cosas de sitio, algo de decoración nueva y tirar esa acumulación de papeles y cosas que vas poniendo por cualquier sitio diciendo que ya lo recogerás mañana. 
- He organizado la ropa de los niños, viendo lo que había comprado la temporada anterior, lo que falta de cara al otoño y guardando lo que se ha ido quedando pequeño.
- Me he dado la ultima vuelta por las rebajas TRANQUILA, sin prisas, parándome lo que quería en cada tienda y sin hora de vuelta a casa.
- He salido y cenado con mi hermana. Momento perfecto para ponernos al día de nuestras cosas sin tener que estar pendientes de los peques.
- He salido y entrado de casa sin horas. He disfrutado de mi soledad aunque había veces (la mayoría) que la casa se me caía encima con tanto silencio.
Y por supuesto he disfrutado muchísimo de los fines de semana con la familia porque este año los peques no han parado y han tenido la visita de primos, tíos y amigos con los que jugar sin parar.

Ahora toca preparar la vuelta al cole y afrontar el nuevo curso con ganas y energía.

Besos!