Ir al contenido principal

Nuestro carro: Bugaboo Cameleon #BugabooElMito

La semana pasada guardamos el carrito que nos ha acompañado durante más de cinco años y que para mi ha sido un imprescindible en la crianza de mis hijos: el Bugaboo camaleón.

Mi chico montando el carro por primera vez/ Primera vez con silla/ Capazo listo para el Rubio con dinosaurio de su hermano
Reconozco que la primera vez que lo vi, cuando lo compró una de mis mejores amigas para su hija en el año 2008 no me gustó demasiado y me pareció demasiado caro. Pensaba que había carros muchos más baratos que al fin y al cabo iban a valer para lo mismo pero desde el momento en que empecé a manejarlo me di cuenta de lo equivocada que estaba. De todos los carritos de primos o vecinos que había manejado ninguno tenia la ligereza y la maniobrabilidad que tenia ese. Así que cuando me quedé embarazada del Pelirrojo tenia claro cual iba a ser nuestro carrito y además ya tenia más que comprobado que entraba a la perfección por la puertas de casa, el ascensor o el coche (os lo conté aquí en su momento). Mi chico se dio el capricho de elegir la edición limitada de 2010 off white y tengo que decir que me gusta tanto que nunca le puse otras fundas. O iba todo blanco o todo negro.

Con los troopers/primera vez del Rubio en el carro/El Pelirrojo cumple dos/ siestas sin fin 

Pronto nos quedó claro que había sido una muy buena inversión porque tanto al Pelirrojo como luego al Rubio les encanta su carro. Desde que nacieron han pasado mucho tiempo en el, de hecho, creo que en todas las fotos que les hacía de bebé con sus modelos nuevos era en el capazo del bugaboo en el que estaban tan cómodos que aguantaron perfectamente hasta los seis meses.
Todas sus siestas han sido en el carro y nos ha salvado más de una comida en algún restaurante donde no había trona o si había que darle de comer en la calle y por supuesto nos ha acompañado a todas nuestras salidas y viajes. 
Plaza mayor de Madrid/ Museo del Prado/ Oviedo/ Portugal/ Gijon/ Lastres

Cinco años intensivos, ya que pasó casi directamente del Pelirrojo al Rubio, y la verdad es que sigue en perfecto estado esperando que haya un próximo bebé en la familia para sacarlo de nuevo! Aunque para nosotros siempre será nuestro carro #BugabooElMito

Besos!

Comentarios

  1. Es genial el carro y el peque está guapísimo!!

    Por cierto, tengo un sorteo activo por si te interesa, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Ahora mismo me paso a ver ese sorteo!

      Eliminar
  2. Alba E, la tía molona25 de septiembre de 2016, 10:51

    Aayyy que pequeñín se va al pelirrojo por dios!!! Y a qué de lugares ha viajado el bugaboo... Eso sumado a dos años a los que iba y venía toodos los dias a la guarde... Hay que reconocer que bueno ha salido eh?! Jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha salido genial! Jajajaja Que penita tener que guardarlo...

      Eliminar

Publicar un comentario

Ya que estais por aqui... ¡a cotorrear!

Entradas populares de este blog

Euneresis nocturna en niños

Cuando un niño deja los pañales alrededor de los 2 o 3 años, controla primero la micción diurna y después la nocturna. Los médicos y los artículos científicos te dicen que si el niño se despierta seco durante un periodo largo de tiempo, ya es hora de quitarle también el pañal por la noche.
Respecto a este tema, en torno al 20% de los niños, tienen "escapes" pasados los 5 años y eso es lo que se conoce como euneresis nocturna, siendo más común en los niños que en las niñas y teniendo además, un componente hereditario: si el padre o la madre del niño tardó en controlarlo, es posible que al niño también le pase.

Fundamentalmente, se dan dos tipos: laenuresis primaria, que se producen en niños a partir de 5 años que nunca han aprendido a controlar la micción; y laenuresis secundaria, que se da en niños que tras un período de control (superior a 6 meses), vuelven de nuevo a hacerse pis por la noche. Esto puede ser debido a algún cambio en la vida del niño, como la llegada de un h…

¡Feliz cumpleaños gordi!

Hace un año nacía mi gordi por cesárea programada. Un bebé que salió llorando y que en este año ha demostrado que tiene un genio considerable.

Un año donde los bebés experimentan el mayor cambio de sus vidas y donde ha pasado de ser un bebé que apenas se movía, que comía y dormía a ser un niño que no para, que gatea por toda la casa y a todo se sube. Que le encanta pasear en su carro y que pierde el norte con su hermano mayor.
Me encanta verlo sonreír con los cuatro dientes que tiene y que le acaban de empezar a salir hace apenas un mes y parlotear en un idioma que nadie entiende.
Es un bebé curioso, un poco bruto y con mucha fuerza. Que tiene un sueño ligero y que (de momento) come muy bien. Es muy diferente a su hermano y eso nos ha hecho replantearnos muchas de nuestras rutinas con él pero la verdad es que se porta muy bien y los dos nos ponen las cosas muy fácil, aunque también tenemos nuestros momentos de agobio como todos.

Ahora está gateando por toda la habitación mientras esc…

Eligiendo silla de paseo

Este verano vamos a hacer un viaje en avión por primera vez con el peque y por este motivo ando comiéndome la cabeza para elegir una silla de paseo cómoda y ligera para llevarnos.
Como algunos ya sabéis cuando nació el peque elegimos como carrito el Bugaboo Cameleon y la verdad es que estoy encantada con el y me sigue pareciendo una opción estupenda. Mi hijo aun va en su carro cuando damos largos paseos y todos los días duerme la siesta en el, y esa es una de mis mayores preocupaciones a la hora de elegir una silla de paseo ya que aprovechando la compra dejaríamos el bugaboo para cuando decidamos darle un hermanito y a partir de ahora usaríamos esa silla más ligera.

Después de darle muchas vueltas encontré una silla que me parecía la elegida: la Emotion de Baby Home: pesa poco, se pliega facilmente, lleva manillar corrido (cada una tiene sus manías y a mi me gustan así...), reposapies amplio y reclina muy bien. El problema es que es pequeña para mi hijo que cuando lo sentamos la cabez…