viernes, 7 de octubre de 2016

Los llantos del Pelirrojo a la entrada de clase y como lo hemos solucionado.

El Pelirrojo ha pasado casi dos semanas llorando a la entrada del colegio. Era algo raro porque se levantaba bien, salíamos para el cole, entrábamos pero cuando llegábamos a la puerta de su clase, me abrazaba, se ponía a llorar y decir que no quería irse porque me iba a echar mucho de menos.
El primer dia lo achaqué a que su profesora no había venido y había otra persona, aunque me extrañó porque él no ha llorado nunca excepto los primeros días de colegio con tres años que ya os conté aquí. Pero cuando al día siguiente pasó lo mismo ya me preocupé un poco. Hable con él y me decía que no le pasaba nada, solo que me echaba mucho de menos cuando estaba en el colegio pero con tantos casos que se ven y se escuchan de acoso escolar la preocupación no se me iba.

Le preguntamos a él su padre y yo de diferentes maneras durante unos días y decía que allí no le pasaba nada, solo que me echaba de menos. Hablamos los dos juntos con su seño e incluso ella hizo una asamblea de sentimientos para ver que le pasaba y la respuesta siempre era la misma.
Ha estado vigilandolo y me contaba que solo lloraba ese momento de la entrada, que luego estaba participativo en clase, alegre y jugando como siempre en el recreo con sus amigos. Incluso le preguntó por mi por si había cambiado algo: si estaba en casa por las tardes, que si jugaba con él, etc. 

Tras consultarlo con mi hermana y descartar que le pasara algo en el colegio empezamos a creer que podía ser una llamada de atención. La verdad es que he pasado unas semanas muy estresada, alterada y tal vez eso le ha influido, así que he empezado a tomarme las cosas con un poco más de calma. Tratamos también de decirle que si no lloraba a la entrada de clase podíamos hacer algo que a él le gustara mucho como ir al cine o a la playa pero no funciono y cada día era peor. Montaba un verdadero espectáculo en la puerta de la clase agarrado a mi pierna o entraba y salía corriendo de la clase de nuevo a abrazarse a mi.
Con este panorama ya no sabia que hacer, pensé que tenia que tener paciencia y que se le iría pasando pero tras decirme un día que quería un sobre de pirañas (esas de la colección Piraña&Co que seguro muchos conocéis) le dije que si estaba tres días seguidos sin llorar se lo compraba. No me gusta "premiar" estos comportamientos ni sobornarle con estas cosas pero quería comprobar si realmente le pasaba algo que él no podía controlar o era, como pensábamos, una llamada de atención.

Al día siguiente se despertó ya diciendo que no iba a llorar y me recordaba que si estaba tres días así se la tenia que comprar. Mano de santo, oye.
El primer día entro aguantándose las lagrimas pero consiguió no llorar. El segundo día me dio un beso y un abrazo y entró con el puchero puesto pero nada más y ayer que era el tercero, me dijo que iba a entrar feliz e incluso después de pasar la puerta de su clase se volvió para decirme que no estaba llorando.
Por supuesto tiene su piraña, pero ya le he advertido que si es capaz de estar tres días sin llorar, ya no se llora más o le quito la piraña conseguida porque no quiero que se crea que por llorar en el colegio le voy a comprar más.
De momento creo que lo hemos solucionado, a ver como sigue estas semanas.
¿Y vuestros peques, que tal han empezado el colegio?

Besos!

6 comentarios:

  1. Menos mal que está la cosa mejor jejeje

    Los míos van contentos pero cada niño es diferente!

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, ya parece que hemos conseguido solucionarlo. Lo que más nos extrañaba es que él no había llorado nunca.
      Besos!

      Eliminar
  2. Hola! lo primero que quiero decirte es que si la maestra se ha implicado tanto e incluso ha hecho una asamblea de sentimientos, enhorabuena! tenéis una maestra de las buenas. O será que nuestra experiencia deja que desear... Lo de no premiarles? bueno, nos pasa a todas. sabes qué? que lo hacemos lo mejor que podemos, y eso nunca es reprochable. Lo bueno que ya sabes que no le pasa nada al peque, que es un gran alivio. Es increible cuánto saben nuestros peques y cómo a veces nos hacen replantearnos las cosas. un saludo!!

    No me deja identificarme... soy Concilia Mi https://mimamanoconcilia.wordpress.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario! Tienes razón en que lo hacemos lo mejor que podemos. Como decía mi padre la asignatura más difícil es la ser padres que nunca sabes si realmente lo estás haciendo bien.
      La verdad es que con su colegio y su profesoras estamos muy contentos. Nos ha tocado una clase muy buena y una profesional aún mejor así que por esa parte estamos muy tranquilos.
      Un beso!

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo con el comentario de arriba... Me alegra mucho que la profe hiciese eso porque a veces, es verdad, que la mayoría suelen ser llamadas de atención pero hay que saber identificar alguna señal por si realmente le pasaba algo... Que tú hayas edtado estresada influye mucho y más en él que es tan sensible, también que el Rubio venga buscando su sitio y ñe "quite" cierto protagonismo también influye creo yo... El haberle premiado te ha hecho asegurar que no fuese más que eso, una llamada de atención...
    Así que me alegro mucho que mi Pelirrojo ya no llore!!!
    Ese Pelirrojo como mola, se merece uma ola!!!!!!!! Bravooooo...
    Saben más estos peques...jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien sabes que hemos pasado unos días malos pero por suerte no ha sido nada que una piraña&co no pueda arreglar! Jajajaj. El Rubio es mucho Rubio y viene pisando fuerte y a mí me toca aprender a relajarme más. Poco a poco todo pasa no?
      Lo importante es que los peques estén bien y saber que no era más que una llamada de atención.
      Besos sister!

      Eliminar

Ya que estais por aqui... ¡a cotorrear!