miércoles, 24 de septiembre de 2014

Adaptación al cole

Al peque se le esta haciendo un poco cuesta arriba el tema del colegio. Como ya os dije, el miércoles día 10 fuimos con él y nos quedamos las dos horas que estaba previsto pero ya os podéis imaginar como era aquello con 25 niños más sus padres todos metidos en el aula. Hubo un momento en que casi salgo corriendo del agobio que tenia.
El peque estuvo jugando con los juguetes que había allí y le presenté a algunos niños de la urbanización pero la verdad es que el pobre también estaba algo intimidado.
Por suerte le ha tocado un profesor joven, con mucha mano con los niños y ganas de trabajar que enseguida se los ganó a todos.

El jueves fue bien hasta el cole aunque muy serio. Entró en la clase y se sentó pero seguía muy serio, aunque a la salida me dijo que se lo había pasado muy bien y que algunos niños habían llorado pero él no. Que le gustaba el cole pero que ya no quería ir más. Y con esa misma cantinela se levantó el viernes. Lo tuve que llevar en brazos hasta la puerta del cole pero cuando se dio cuenta que yo no iba a entrar en la clase se puso a llorar y a llamarme. Sé que solo le duró ese momento porque así me lo dijo el profesor luego, pero casi me echo a llorar yo también.

El lunes siguiente fue el peor día. Desde que se despertó, llorando, sin querer que su padre se fuera a trabajar, no quería salir de casa y tenia un sofocón tremendo. 
Al final, más o menos lo logré convencer pero lo tuve que llevar en brazos todo el camino y cuando entró por la puerta del cole volvieron los llantos y me lo tuvo que quitar su profe de los brazos. 
Ese dia me quedé fatal pero de nuevo me dijo que lloraba solamente el momento de le entrada y cuando sale esta muy contento. Además él me cuenta lo mismo. Me dice que había llorado porque no se quería quedar solito pero que luego había jugado con sus amigos, había hecho la ficha, había corrido en el patio...

Después de ese dia tenemos algunos buenos y otros malos. Hay veces que al despertarlo llora porque no quiere ir pero cuando le digo que nos vamos ya no hay problema. A veces va serio, hay amagos de llanto pero cada vez menos. Ya entra andando a la clase y ve allí a sus amigos y lo bueno es que siempre sale muy contento y diciendo que se lo ha pasado muy bien.

A él le gusta el colegio pero no quiere estar sin nosotros. Hablando con mi hermana y pidiendo consejo me dijo lo de la sensación de abandono. Para él es la primera vez que esta solo con desconocidos porque aunque ha estado en guardería, estaba con su tía y como llevaba desde los cinco meses allí, aunque mi hermana no estuviera, sí que le sonaban las caras de las demás educadoras y se quedaba tan feliz con ellas y sus amigos.
Ahora nos toca tener un poco de paciencia hasta que esto se le pase. El peque, que siempre ha sido súper independiente ahora no quiere ni quedarse solo con sus abuelas y sobretodo no quiere que su padre desaparezca de su vista cuando esta con él los fines de semana.

Ya os contaré como va evolucionando el peque y sus avances en el cole.

Besos.

martes, 9 de septiembre de 2014

Mañana empezamos una nueva etapa

Mañana mi peque empieza una nueva etapa en su vida (y nosotros con él) ¡Empieza a ir al colegio!
Los últimos días de guardería lo lleve un poco mal pensando que esa etapa ya acababa y que además mi hijo casi no se relacionaba con los demás niños, solo con los de la guardería y ninguno de ellos iba a ir a su colegio.
Pero este peque mio no deja de sorprenderme y después de un verano donde casi no se ha relacionado con nadie ni en la piscina de la urbanización, ni en la playa de vacaciones, hace dos semanas empezó a jugar con una niña vecina del bloque que se acercó a él y que ya conocía y a partir de ahí ha dado un cambio radical.
Ahora se va a jugar con los demás niños solo sin que su padre o yo tengamos que ir detrás, se acerca a cualquier niño con intención de jugar aunque no los conozca y por supuesto se relaciona muchísimo más.

Ya llevamos un tiempo hablándole de esta nueva etapa que va a comenzar. Hemos ido a ver el colegio y cual va a ser su clase y sabe que tendrá otros amigos y otra seño. Algunos niños de la urbanización también van a ir a este colegio y aunque ahora no tiene mucha relación con ellos (porque con los que más juega van a otro colegio cercano) estoy segura de que al final ver caras conocidas le hará sentirse más seguro.

Mañana solo va dos horas y su padre y yo lo acompañaremos a la clase y lo recogeremos allí también, así que la verdadera jornada comenzará el jueves. Espero que se adapte pronto y que no se le haga muy difícil (ni a nosotros tampoco) aunque reconozco que cuando he ido a ver el colegio me he quedado más tranquila porque la zona de infantil esta separada del resto del colegio y los baños, al igual que en la guardería, están integrados en la misma clase y son adaptados a los peques. También tienen muchos juguetes y cuentos en el aula así que el cambio no va a ser demasiado impactante.
De todas formas ya os contaré la semana que viene!

Besos!

jueves, 4 de septiembre de 2014

Mi gordito

Como todos los bebés, en estos casi cinco meses, mi baby (a partir de ahora el gordito) ha cambiado muchísimo.
Hay cosas en las que le veo mucho parecido con su hermano a la misma edad y otras en las que son completamente diferentes como en el tema de la comida.
Ahora, con cuatro meses y medio pesa 8,5 kilos y mide 64,5 cm. Sigue comiendo muy bien aunque ha dejado la lactancia materna poco a poco. Tampoco sacaría mucho el pobre cuando a mi ni siquiera me ha hecho falta tomarme pastillas para cortar la leche ni he estado con el pecho hinchado o molesta más allá que un par de días.

Ahora toma 180 cl de biberón cada 4 horas y hace un descanso nocturno de unas 7 u 8 horas. Respecto al sueño sí que noto diferencias con su hermano que dormía muchísimo y tenia los horarios mucho más definidos.
Al gordito le cuesta más coger el sueño y generalmente lo hace en brazos aunque cada vez más se queda dormido en su carro. Tiene el sueño ligero y se despierta con facilidad así que tenemos que ir con cuidado de no hacer mucho ruido para no molestarlo.
También es más nervioso y no aguanta mucho tiempo en el mismo sitio por lo que lo voy cambiando del carro a la hamaca, a la mantita- gimnasio, al sofá a jugar conmigo.... No le gusta estar solo y cuando se da cuenta protesta con fuerza para que le echemos cuenta.
Ya se va dando la vuelta estando boca abajo y si esta boca arriba se gira también casi entero. Parlotea mucho y y se cabrea si no consigue lo que quiere al instante.

Durante el día echa pequeñas siestas de unos 20 o 30 minutos aunque después de la toma de mediodía si echa una siesta más larga de unas dos horas. Eso sí, generalmente en brazos y si lo dejas en el carro se despierta a los dos minutos. Tengo que estar a su lado y muy atenta si lo suelto para al más mínimo movimiento intervenir para evitar que se despierte.

Por la noche es algo similar, se queda dormido en brazos y cuando ya lleva un rato dormido ,lo dejo en el moisés. Al principio duerme muy bien pero a mitad de la noche empieza a moverse sin parar estando dormido y parece incomodo. A veces se soluciona poniéndole el chupete y acostándolo de lado, otras cogiéndolo un momento en brazos y si aun así sigue igual lo paso conmigo a la cama donde parece que descansa un poco mejor (y yo también).
No se si pasarlo a la cuna en el cuarto del peque donde al menos no lo oyeré moverse y a lo mejor así no me desvelo tanto pero, por un lado, me da cosa que despierte al peque (aunque es una marmotita) y por otra, aun me parece pequeño y se despierta muy temprano para la primera toma del día.
Ya os contaré que decido al final pero de todos modos no le queda mucho tiempo para que el moisés se le quede pequeño.

Ya os iré contando más cosas del gordito en estos meses que os aseguro se está convirtiendo en todo un personaje!!

Besos!


lunes, 1 de septiembre de 2014

Volviendo a la vida 2.0

Han pasado más de cuatro meses desde que nació el bebé y por fin puedo decir que estamos completamente adaptados.
El peque sigue estando bien, echándole más cuenta a su hermano, riéndose cuando hace algo y con todas sus rutinas establecidas.
El bebé, por su parte, es muy bueno. Como bien y duerme fenomenal y poco a poco también empieza a tener una rutina establecida de tomas y sueños así que cada vez es más fácil.

Tengo muchísimas cosas que contaros y un montón de post en mi cabeza que poco a poco iré escribiendo porque quiero retomar el ritmo del blog de nuevo aunque probablemente no pueda escribir tres post por semana como antes pero al menos sí que publicaré uno o dos y también podré ir sacando tiempo para pasarme por los blogs que me gustan y comentar que aunque no he dejado de leerlos tampoco he estado tan al día como antes.

En fin, que vuelvo al mundo 2.0!!

Besos!