miércoles, 8 de junio de 2011

¿Qué me pongo?

Como os conté en el post anterior, en el reposo de la cesarea engordé dos kilos, que unidos al hinchazón de la zona de la cesarea y que cada vez que me rozaba algo en la cicatriz veia las estrellas, pues no tuve más remedio que comprarme algo de ropa. 
Lo primero fue renovar el cajón de la ropa interior, porque casi todas las braguitas que tengo son a la cadera y el elástico me queda justo sobre la cicatriz, así que a por bragas de cuello alto como las llamo yo jajaja y por supuesto solo de algodón que cualquier otra cosa me molesta.
Después los pantalones, que al principio los míos no me entraban, y los que lo hacían me apretaban mucho en esa zona, así que descartados. Tengo que volver a probarme mis vaqueros a ver si ahora me caben, pero los únicos que podía ponerme eran unos "jeggins" que compré en el Corte Ingles al principio del embarazo con la intención que me duraran más o menos hasta el quinto mes ¡y me los estuve poniendo hasta el octavo! jajaja. Me han gustado tanto y me resultan tan cómodos que me he comprado otros en Zara. Y de paso un par de vestidos para el verano que también son muy cómodos y no me rozan nada.

Todos los días salgo a dar un paseo con el peque y es una odisea el pensar que ponerme y comprobar si me entra, me molesta o si es ponible. Vamos, que acabo con medio armario tirado encima de la cama para acabar con unos de los jeggins y una camiseta la mayoría de los días y las bailarinas planas. Lo malo viene cuando me quiero arreglar un poco que acabo hasta cabreada cuando veo que nada me sienta como a mi me gusta, pero supongo que será cuestión de tiempo no?. 
De los miles de colgantes, collares, pulseras y pendientes largos o grandes que tengo no me pongo casi nada porque me da miedo coger al peque y hacerle daño. Cuando me pongo algo, acabo quitandomelo para cogerle o darle el bibi y ya se me olvida ponermelo luego.

Por otra parte, salir con el niño es un poco aventura porque aunque vaya a casa de mi madre o dar un paseo o a pasar el día fuera voy más cargada que un sherpa y menos mal que la bolsa del bugaboo es muy grande y cabe de todo ¡hasta mis cosas! que antes iba también con mi bolso y es un engorro. Ahora solo llevo bolso cuando voy con mi chico (o sea, los fines de semana). Además hay que preparar tantas cosas que tengo que empezar una hora antes porque entre biberones, el dosificador, los pañales, la muda, etc, y luego baja al coche, metelo en la maxi-cosi y átalo, desmonta y pliega carrito y cuando llegues al destino, vuelta a empezar. Menos al que este carro es súper cómodo para plegarlo y montarlo que si no me encerraba en mi casa jajaja.

El viernes cumple el peque dos meses ¡y ya lo veo muy grande! echo de menos cuando era un recién nacido tan pequeñito.... y ya dice dos "palabras": ago, que responde a cuando le digo ajo y "au" que no se que quiere decir pero estamos en ello jajaja. 
El lunes que viene tenemos revisión con el pediatra y le ponen las vacunas de los dos meses. Ya os contaré como se porta!!
Besos.


3 comentarios:

  1. Estáis hecho unos campeones!!!
    Tu compi

    ResponderEliminar
  2. Pero si a ti todo te queda bien. Y por cierto, pedazo de madre que se ha encontrado Nacho. Doy fe de que eres superapañada cuando se trata de preparar las cosas, coger al peque e irte a donde sea.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Chicos ¡Muchas gracias! Sois los mejores. Raúl, soy súper apañada porque tengo grandes amigos que me ayudan a ejercer de sherpa jajajja!

    ResponderEliminar

Ya que estais por aqui... ¡a cotorrear!