viernes, 28 de octubre de 2016

Probamos y opinamos: Iogolino de Nestle


Hace unos días nos llego ese cargamento de yogures Iogolino para los peques gracias a Madresfera y os puedo decir que en estos días hemos dado buena cuenta de ellos.

Iogolino es rico en calcio y magnesio para el correcto desarrollo de los huesos de nuestros peques y en zinc que ayuda a su sistema inmunitario. Además no tiene ni conservantes ni colorantes por lo que es apto para bebés a partir de seis meses. Aunque la mejor característica para mi es que no necesitan frío.
Os dejo mi puntuación (de 1 a 5) de los siguientes aspectos:

- Variedad de sabores: hemos probado el natural, pera, bolsitas de frutas con leche y los packs de fresa y frambuesa y melocotón y plátano.  Teniendo en cuenta que están indicados para bebés a partir de seis meses me parece una buena variedad. Le doy un 5.

- Textura: La textura es muy cremosa pero un poco arenosa (me he comido uno para poder comprobarlo de primera mano) aunque eso no le ha impedido a mis hijos comérselos de maravilla. Le doy un 4

- Sabor: Están muy buenos. Ya os digo que a los peques le han encantado y no están tan dulzones como otras marcas que hemos probado. Le doy un 5

- Facilidad para transportar y llevar fuera de casa: Para mi esta es su principal ventaja frente a otros y es que no necesitan frío ni estar en la nevera por los que son perfectos para llevarlos a comer fuera, como merienda o como desayuno para la guardería o el colegio. Además ahorran espacio en la nevera! Le doy un 5 y porque no hay más!

Si tengo que ponerle alguna pega es que los packs de dos sabores son más pequeños que los normales y como están indicados para niños de hasta 3 años pienso que se le pueden quedar un poco pequeños. De hecho, el Rubio se tiene que tomar dos de estos cuando se los doy porque con uno no se queda satisfecho.

Si queréis saber más sobre Iogolinos de Nestle podéis pasar por su Facebook: https://www.facebook.com/nestlebebe

Besos!

0 comentarios:

Publicar un comentario

Ya que estais por aqui... ¡a cotorrear!