viernes, 21 de julio de 2017

Alergia solar: Qué es y cómo lo afronto

Lo primero os voy a explicar que es esto de la conocida como "alergia solar" con un texto sacado de la página de la marca Isdin.

¿Qué es la alergia solar?
La alergia solar (o erupción polimorfoluminica) es una patología que se manifiesta a través de una inflamación de la piel, picor y rojeces, como respuesta a una exposición a los rayos UV. Aparece en personas que tienen una sensibilidad extrema a la radiación solar y puede manifestarse inmediatamente, a los pocos minutos de la exposición al sol, a las pocas horas o tras varios días. Su duración también varía.
Una vez aparece es considerada como una afectación crónica, ya que suele presentarse de forma característica cada primavera (con la primera exposición) y va atenuándose a lo largo del verano.














Es una afección que llevo sufriendo ya muchos años. Que yo recuerde más de 10... Empezó con unos pequeños granitos en los brazos, manos y escote que picaban muchísimo y a veces, incluso me salían unas pupas y con el paso de los años la cosa no ha ido mejorando.
También dice que se va atenuando a lo largo del verano, cosa que a mi tampoco me pasa. Cualquier rayo de sol que incida en mi piel sin llevar protección es una reacción segura sea la época del año que sea y me dura varios días. Incluso a veces he tenido que usar cremas con corticoides o antihistamínicos suaves de la reacción que me ha dado. 

Para afrontarlo poco más puedo hacer que usar protección solar. Viviendo en Sevilla donde la presencia del sol es casi contaste y vamos en manga corta de abril hasta casi noviembre ya os podéis imaginar lo que gasto yo en protección solar. 
La del rostro la uso durante todo el año y es esta: Oil control factor 50+ de Eucerin  porque se absorbe rápidamente y no me deja nada de brillos.
Para el resto de cuerpo suelo usar en verano marcas conocidas como Nivea o Delial, que además tiene una linea para pieles sensibles llamada Sensitive advanced que me va muy bien. Me gustan que sean fluidas, fácil de aplicar y que no dejen la piel pegajosa para el resto del día.

Cuando bajo a la piscina estoy siempre a la sombra y si vamos a la playa, además de pasarme la jornada bajo la sombrilla y replicar el protector cuando es necesario, uso siempre sombrero porque el cuero cabelludo también se me quema y es muy desagradable. 
Ya podeis imaginar que nunca me pongo morena ni cojo "colorcito". Directamente paso del blanco al rojo y viceversa. De hecho, el fin de semana pasado estuvimos en la playa y pasé en el agua mucho tiempo con los niños con lo cual me quemé un poco sin darme cuenta y a las pocas horas ya tenia las ronchas y el picor. Una semana después aun no se me han quitado aunque el picor ha disminuido bastante.

Con toda esta historia, mi dermatóloga está valorando intentar una desensibilización pero no lo tengo muy claro. ¿Conocéis a alguien que tenga estas reacciones alérgicas o haya pasado por la desensibilización?

Besos!


viernes, 7 de julio de 2017

Operación pañal del Rubio


Con el fin de la guardería y la próxima entrada en el colegio, nos tocaba enfrentarnos a la retirada del pañal del Rubio.

Tengo que decir que él ya estaba más que preparado. Aguantaba mucho con el pañal seco y cuando lo hacia a veces se mojaba de la cantidad que echaba.  Incluso antes de irnos a Londres ya decía que se lo quería quitar pero como aun hacia un poco de frío y, sinceramente, prefería esperar a llegar del viaje, pues lo conseguimos convencer que había que esperar un poco.

Con esto que os cuento, ya podéis imaginar que ha sido muy fácil tanto para él como para nosotros. Tan solo ha tenido un par de escapes o tres y, al revés que su hermano, no ha querido el orinal sino directamente reductor de wc y últimamente hasta hace pipí de pie.

Al igual que hicimos con El Pelirrojo (lo podéis recordar aquí y aquí) hemos usado cuentos y un sistema de recompensas de pegar estrellitas en un panel cada vez que hacía pipí o caca en el wc aunque si os digo la verdad lo que más ha servido es ver a su hermano sentarse en el baño. Con eso de que lo sigue a todas partes y quiere hacer lo mismo que él, lógicamente también quería imitarlo en esto y ser un niño mayor. El hecho de que haya elegido los calzoncillos que le han gustado también ha ayudado a que quiera ponérselos y dejar el pañal.

También hay que tener en cuenta la madurez del niño. Mi hijo ya tiene los tres años cumplidos y para esto no es lo mismo un niño nacido en enero que uno que haya nacido en diciembre porque veo a algunas madres y padres muy agobiados con el tema o con querer quitarlos antes de tiempo y el resultado es un desastre. Como os contaba en la entrada de arriba de como lo hicimos con el mayor, hay que esperar a ver una serie de señales que nos indican que el niño está preparado.

En resumen, en muy poco tiempo hemos tenido la operación pañal más que controlada y en parte es porque hemos sabido esperar cual era su momento y no forzar nada.

Y vosotros ¿estais también con la retirada del pañal? ¿Qué tal le fue a vuestros peques?

Besos!