viernes, 21 de julio de 2017

Alergia solar: Qué es y cómo lo afronto

Lo primero os voy a explicar que es esto de la conocida como "alergia solar" con un texto sacado de la página de la marca Isdin.

¿Qué es la alergia solar?
La alergia solar (o erupción polimorfoluminica) es una patología que se manifiesta a través de una inflamación de la piel, picor y rojeces, como respuesta a una exposición a los rayos UV. Aparece en personas que tienen una sensibilidad extrema a la radiación solar y puede manifestarse inmediatamente, a los pocos minutos de la exposición al sol, a las pocas horas o tras varios días. Su duración también varía.
Una vez aparece es considerada como una afectación crónica, ya que suele presentarse de forma característica cada primavera (con la primera exposición) y va atenuándose a lo largo del verano.














Es una afección que llevo sufriendo ya muchos años. Que yo recuerde más de 10... Empezó con unos pequeños granitos en los brazos, manos y escote que picaban muchísimo y a veces, incluso me salían unas pupas y con el paso de los años la cosa no ha ido mejorando.
También dice que se va atenuando a lo largo del verano, cosa que a mi tampoco me pasa. Cualquier rayo de sol que incida en mi piel sin llevar protección es una reacción segura sea la época del año que sea y me dura varios días. Incluso a veces he tenido que usar cremas con corticoides o antihistamínicos suaves de la reacción que me ha dado. 

Para afrontarlo poco más puedo hacer que usar protección solar. Viviendo en Sevilla donde la presencia del sol es casi contaste y vamos en manga corta de abril hasta casi noviembre ya os podéis imaginar lo que gasto yo en protección solar. 
La del rostro la uso durante todo el año y es esta: Oil control factor 50+ de Eucerin  porque se absorbe rápidamente y no me deja nada de brillos.
Para el resto de cuerpo suelo usar en verano marcas conocidas como Nivea o Delial, que además tiene una linea para pieles sensibles llamada Sensitive advanced que me va muy bien. Me gustan que sean fluidas, fácil de aplicar y que no dejen la piel pegajosa para el resto del día.

Cuando bajo a la piscina estoy siempre a la sombra y si vamos a la playa, además de pasarme la jornada bajo la sombrilla y replicar el protector cuando es necesario, uso siempre sombrero porque el cuero cabelludo también se me quema y es muy desagradable. 
Ya podeis imaginar que nunca me pongo morena ni cojo "colorcito". Directamente paso del blanco al rojo y viceversa. De hecho, el fin de semana pasado estuvimos en la playa y pasé en el agua mucho tiempo con los niños con lo cual me quemé un poco sin darme cuenta y a las pocas horas ya tenia las ronchas y el picor. Una semana después aun no se me han quitado aunque el picor ha disminuido bastante.

Con toda esta historia, mi dermatóloga está valorando intentar una desensibilización pero no lo tengo muy claro. ¿Conocéis a alguien que tenga estas reacciones alérgicas o haya pasado por la desensibilización?

Besos!


viernes, 7 de julio de 2017

Operación pañal del Rubio


Con el fin de la guardería y la próxima entrada en el colegio, nos tocaba enfrentarnos a la retirada del pañal del Rubio.

Tengo que decir que él ya estaba más que preparado. Aguantaba mucho con el pañal seco y cuando lo hacia a veces se mojaba de la cantidad que echaba.  Incluso antes de irnos a Londres ya decía que se lo quería quitar pero como aun hacia un poco de frío y, sinceramente, prefería esperar a llegar del viaje, pues lo conseguimos convencer que había que esperar un poco.

Con esto que os cuento, ya podéis imaginar que ha sido muy fácil tanto para él como para nosotros. Tan solo ha tenido un par de escapes o tres y, al revés que su hermano, no ha querido el orinal sino directamente reductor de wc y últimamente hasta hace pipí de pie.

Al igual que hicimos con El Pelirrojo (lo podéis recordar aquí y aquí) hemos usado cuentos y un sistema de recompensas de pegar estrellitas en un panel cada vez que hacía pipí o caca en el wc aunque si os digo la verdad lo que más ha servido es ver a su hermano sentarse en el baño. Con eso de que lo sigue a todas partes y quiere hacer lo mismo que él, lógicamente también quería imitarlo en esto y ser un niño mayor. El hecho de que haya elegido los calzoncillos que le han gustado también ha ayudado a que quiera ponérselos y dejar el pañal.

También hay que tener en cuenta la madurez del niño. Mi hijo ya tiene los tres años cumplidos y para esto no es lo mismo un niño nacido en enero que uno que haya nacido en diciembre porque veo a algunas madres y padres muy agobiados con el tema o con querer quitarlos antes de tiempo y el resultado es un desastre. Como os contaba en la entrada de arriba de como lo hicimos con el mayor, hay que esperar a ver una serie de señales que nos indican que el niño está preparado.

En resumen, en muy poco tiempo hemos tenido la operación pañal más que controlada y en parte es porque hemos sabido esperar cual era su momento y no forzar nada.

Y vosotros ¿estais también con la retirada del pañal? ¿Qué tal le fue a vuestros peques?

Besos!

viernes, 30 de junio de 2017

Viernes de lectura VII: Libros interactivos. El libro inquieto y Un libro

Este libro me lo recomendó una amiga poco antes del cumpleaños de los niños y cuando lo vi me pareció tan divertido y diferente a lo que tenían que fue uno de los regalos de la bisabuela para ellos.

El libro inquieto escrito por los Krickelkrakels es un libro interactivo donde los niños tienen que ir jugando con él para seguir avanzando en la historia. Hay que tocar, soplar, dar besos, cantar, agitarlo etc y ellos se lo pasan en grande.
También os digo que no es para leer todos los días porque se acaban aburriendo pero es genial para un rato de juegos y para enseñarles el cato de causa- efecto.



También un libro interactivo es Un libro de Hervé Tullet. En este caso es con puntos de colores y los más pequeños ven los puntos rodar, saltar o cambiar de color. Este también fue un regalo de cumpleaños para ellos.



Ambos son de la editorial Kókinos y aquí os dejo su ficha técnica.

EL LIBRO INQUIETO
LOS KRICKELKRAKELS


Un libro interactivo, el lector convierte a una rana en un príncipe al darle un beso, ayuda a un paracaidista a aterrizar al darle la vuelta al libro, y consigue que avance la barca de la Osa Paula cuando agita el libro para hacer olas. Un libro realmente especial, que anima al lector a que utilice los cinco sentidos. Haz que el libro cobre vida con sólo croar, frotar, cantar y soplar con todas tus fuerzas.
  • Un libro en el que se podrán encontrar las más sugerentes actividades.
  • Grandes sorpresas al pasar cada página.
  • Muy divertido, y no solo para los pequeños.
Disponible en catalán. "El llibre inquiet" ISBN: 978-84-16126-32-3  


FICHA:
Formato: 22,5 x 22,5 cm.
Nº págs.: 80
PVP: 13.90€
ISBN: 978-84-92750-64-1

UN LIBRO

HERVÉ TULLET

Al abrir este libro solo se ve un círculo amarillo sobre la página en blanco. Entonces, se invita al lector a pulsar este círculo con el dedo y averiguar qué ocurre. ¿Qué niño curioso podría resistirse a semejante desafío? Para saber la respuesta, simplemente hay que dar vuelta la página… ¡Y así empieza la magia! Círculos rojos, amarillos y azules se desdoblan, cambian de lugar, se colocan en fila, crecen… Incluso están a punto de caerse por el borde del libro o volar hasta desaparecer. Todo depende de lo que el niño haga, si los aprieta, los frota, sopla sobre ellos o los agita. Este baile de círculos se va encadenando en divertida complicidad con el lector, de una forma espectacular y sorprendente. A Hervé Tullet no le hace falta un derroche de medios –con unos círculos de colores le basta- para realizar esta proeza: hacer de la lectura un juego y un placer. En suma, lo que se espera de un buen libro. Estamos ante una obra inteligente, gráficamente arriesgada y a la vez cercana e íntima. Tanto el niño como el adulto se sentirán cautivados y querrán volver al principio una y otra vez.

FICHA:
Formato: Alto: 22cm. Ancho: 22 cm.
Nº págs.: 64
PVP: 13.90€
ISBN: 978-84-92750-36-8

viernes, 26 de mayo de 2017

Viaje a Londres

Este es el primer viaje que hemos hecho los cuatro y no puedo más que decir que estamos deseando repetir. Hasta ahora con El Rubio no nos habíamos atrevido a viajar más allá de la playa (a la que se tarda menos de una hora) porque no solía aguantar más en el coche, pero ahora que es un poco más mayor nos hemos lanzado a su primer viaje en avión. (El primer viaje del Pelirrojo os lo conté aquí)

No me quería ni imaginar el momento aeropuerto con 4 maletas, dos niños y el carro pero al final han sido todo facilidades. Ningún problema con las maletas porque cada uno llevaba la suya. Incluso en el aeropuerto de Londres, al viajar con carro y niños nos dejaron facturar las maletas directas al avión de forma gratuita.
El carro puedes llevarlo hasta la entrada del avión y a la salida lo recoges en la cinta de equipaje y las familias suelen tener preferencia para subir al avión.

Ha sido un viaje muy pensado para los niños así que hemos visitado la tienda Lego y de la M&M´S alguna juguetería, restaurantes chulísimos como Rainforest, el zoo, el Museo del Transporte, que me recomendaron y que si vais con peques no os lo podéis perder;  el museo de Historia Natural o el Británico para que vieran la parte dedicada a Egipto que les encanta. También tuvimos tiempo para ver cosas que nos apetecían a nosotros como pasear por Notting Hill o comer en uno de los restaurantes de Jamie Oliver y por ultimo fuimos un día a los estudios Warner de Harry Potter que si vuestros hijos (o vosotros) sois fans no os podéis perder porque es una autentica pasada. Los peques salieron de allí alucinados pero reconozco que yo más! jajaja

Para movernos, seguí también el consejo de no coger metro y movernos en autobús y ha sido lo mejor que hemos hecho. Solo cogimos un metro para ir a London Bridge porque no había combinación de autobuses desde donde estábamos y me di cuenta que no hay ascensores ni nada para poder bajar carros de bebé o sillas de ruedas así que con esas escaleras tan largas era una tortura ir con carro.

Por instagram ya os fui contando en los stories como fue nuestro día a día pero os dejo también unas fotos aquí para los que no lo hayáis visto.

Tower bridge/ Big ben/ restaurante/ Look left/ Museo del transporte/ Monumento a las mujeres
 Tienda lego/ Tienda M&M´S

Trafalgar square/ Notting Hill/ Casa Sherlock Holmes

Abbey Road/ Estación de Paddington/ Zoo/ Regent´s Park/ Museo Británico

Estudios Warner Bross Harry Potter 

viernes, 21 de abril de 2017

¡Celebramos el cumple de los peques!

El Pelirrojo ha cumplido ya seis años y El Rubio tres, así que este año si que querían hacer un cumpleaños con todos sus amigos.
Los que me conocen saben que no soy de complicarme mucho y después de asistir el otoño pasado al cumple de una vecina en el parque que está justo debajo de casa, se me ocurrió hacer lo mismo.
Le pregunté a mis hijos si querían hacerlo allí o en un parque de bolas y los dos dijeron que al parque de abajo, al que van todos los días y donde se hartan de correr y jugar.

Invitamos a todos los niños de ambas clases, a sus padres y sus hermanos y bajamos una mesa para poner las cosas y una nevera con bebidas y ya estaba todo listo. La comida, chuches y tarta lo compramos todo en Costco y para entretener a los niños llamamos a una amiga nuestra que no paro de hacerlos bailar, pintar caras y figuras con globos


Al día siguiente, Hard Rock Café organizaba un desayuno de Pascua con actividades para los niños y allí que fuimos también ¡que bien se lo pasaron! Bueno, ellos y nosotros que hasta nos hicieron bailar.  Y encima, al Pelirrojo se le cayó su primer diente ¡estaba emocionado!


Por ultimo, por la tarde, vino la familia a casa (padres y hermanos) y soplaron las velas con ellos también. Vamos, que nos hemos pasado dos días de fiesta sin parar de comer justo antes de Semana Santa...


De los regalos, sobre todo libros, ya os contaré otro día, que me gustaría terminar de verlos todos para poder hablaros bien de ellos porque hay algunos que son chulisimos.

Besos!

viernes, 31 de marzo de 2017

La generación sin hijos

Ayer el periódico El Mundo publicaba un reportaje titulado "La generación sin hijos" (podéis leerla aquí)  donde habla de la dificultad que encontramos actualmente para conciliar trabajo y familia. Dice que practicamente te dan a elegir entre trabajar o tener hijos y a raíz de esta noticia he leído un montón de comentarios de personas hablando de despidos por tener hijos o la imposibilidad de plantarse la maternidad por jornadas maratonianas o inestabilidad laboral.

En mi caso, hace cuatro años que no tengo un trabajo estable y en parte es porque soy madre. Lo noto cuando voy a hacer una entrevista de trabajo y me lo preguntan directamente. Por la cara que ponen cuando se enteran que tengo dos niños pequeños, ya sé si sigo adelante en el proceso o no.
Cuando me quedé sin trabajo en 2013, ya estábamos pensando en tener otro hijo. Con El Pelirrojo no cogí reducción de jornada y acepté, además, los cambios de horario que vinieron después, pero sí que tenia claro que en el momento en que llegara otro bebé eso no podía continuar así.
Cuando en 2015, un año después de nacer El Rubio, volví a buscar empleo me he encontrado con horarios imposibles de asumir, trabajos esporádicos de solo unos días o meses y tener que tirar de la familia o contratar a alguien para que me ayude con los niños en ese tiempo.

Realmente no quiero seguir así. Quiero tener un trabajo estable, que me permita cuidar y criar a mis hijos pero parece que estoy pidiendo un imposible así que he empezado a hacer cambios en mi vida para poder conseguir esto y espero que pronto de sus frutos.

Y para terminar, os dejo con un par de anécdotas que me han pasado trabajando. Hablamos mucho de que hay que apoyar a las mujeres y que sobre todo las madres tenemos que apoyarnos entre nosotras pero muchas veces somos las que más zancadillas ponemos.
Con 25 años empecé a trabajar en una empresa donde la directora era una mujer. Cuando yo entré, ella estaba de baja maternal y al incorporarse, la que estaba de baja era su secretaria por el mismo motivo. Ella aprovechó esa ausencia para pedir al director general que se la cambiara porque su secretaria iba a pedir reducción de jornada y además seguro que faltaría mucho porque su madre estaba muy mayor y no podría cuidarle al niño cuando se pusiera enfermo.
Yo aun no tenia hijos, ni pensamiento de tenerlos, pero recuerdo que pensé que aquello no estaba bien. Ella acababa también de tener un hijo y creía que seria quien más la apoyaría.

La otra, me ocurrió años después ya en otra empresa hablando con la que era mi supervisora. Ella tenia una jornada muy reducida por decisión propia y la empresa no le puso ningún impedimento (generalmente no se lo ponían a nadie) y comentando con ella, que si ampliábamos la familia yo me pensaría también reducirme la jornada, me dijo directamente que no. Que en mi puesto no se permitía hacer eso y que me pensara muy bien el tener otro hijo en ese caso.
Me quedé con la cara a cuadros, como se suele decir, pero como ya la conocía bien, sabia que esa decisión no dependía de ella así que no le seguí el juego, pero de nuevo pensé que la persona que más debería entenderme o apoyarme, era justo la que me estaba poniendo la zancadilla.

Espero que vuestros casos hayan sido distintos y sobre todo que por fin podamos tener unos horarios flexibles y lograr una conciliación real.

Besos.

viernes, 17 de marzo de 2017

Euneresis nocturna en niños


Cuando un niño deja los pañales alrededor de los 2 o 3 años, controla primero la micción diurna y después la nocturna. Los médicos y los artículos científicos te dicen que si el niño se despierta seco durante un periodo largo de tiempo, ya es hora de quitarle también el pañal por la noche.
Respecto a este tema, en torno al 20% de los niños, tienen "escapes" pasados los 5 años y eso es lo que se conoce como euneresis nocturna, siendo más común en los niños que en las niñas y teniendo además, un componente hereditario: si el padre o la madre del niño tardó en controlarlo, es posible que al niño también le pase.

Fundamentalmente, se dan dos tipos: la enuresis primaria, que se producen en niños a partir de 5 años que nunca han aprendido a controlar la micción; y la enuresis secundaria, que se da en niños que tras un período de control (superior a 6 meses), vuelven de nuevo a hacerse pis por la noche. Esto puede ser debido a algún cambio en la vida del niño, como la llegada de un hermanito o un cambio de ciudad o colegio.

El control de esfínteres es un proceso que precisa de la maduración del Sistema Nervioso Central, y que depende del aprendizaje del niño. Sobre los 2 años, el niño inicia el control, puesto que acude solo al baño o con ayuda de sus padres. Por lo general, el control completo de esfínteres se logra alrededor de los 3 - 4 años


¿Y por qué os cuento esto? Pues porque con el Pelirrojo tenemos euneris nocturna primaria. Es decir, a punto de cumplir los seis años, aun sigue teniendo escapes de noche. No es siempre y puede pasarse temporadas de 2 o 3 meses sin ningún escape, pero sí que le pasa de vez en cuando.
Por supuesto, es muy importante no ridiculizar ni avergonzar al niño y tomarlo como algo normal y los especialistas recomiendan no poner pañal para que se despierte al sentirse mojado y no se acomode.
Bueno, esa es la teoria, pero nuestra experiencia es diferente.

El Pelirrojo tiene un sueño muy profundo y no se despierta ni aunque esté mojado. El verano pasado, y tras una larga temporada sin escapes, le quitamos el pañal- calzoncillo que le poníamos para dormir (parecidos a los de la foto de arriba)  pero al poco tiempo enlazó otra racha de escapes casi diarios o semanales. Ya os digo que no se despierta, sino que cuando voy a verlo por la mañana o se despierta es cuando nos damos cuenta y bueno, en verano no importa tanto ya que hace calor para el niño y la ropa se seca pronto pero con la llegada del otoño y el invierno, nos vimos en la tesitura de si volver a ponerle el pañal o no y decidimos que sí porque cuando se despierta yo no se si el niño lleva mojado una hora o cinco.
A él no le importa llevarlo y lo ha cogido como parte de su rutina nocturna como lavarse los dientes o ponerse el pijama y aunque a veces es mucha cantidad y el pañal no lo absorbe todo, sí que retiene la mayoría y lo que el niño se moja ya es algo mínimo. 

No se si esto durará aun mucho o no (¡espero que no!) y este verano lo volveremos a quitar a ver que tal nos va.

¿Tenéis experiencias con este tipo de cosas o vuestros peques controlaron bien desde el principio? Me encantaría leer vuestras opiniones y experiencias.

Besos!